IEAMED:
Emblanco de jureles

Emblanco de jureles

 

Receta de la provincia de Málaga

 

Curiosidades

 

Agua, sal y pescado; a ser posible del barato, como lo era el jurel, que durante mucho tiempo y en muchos lugares era considerado bastina (pescado sin valor) y por ello casi exclusivamente sopa barata y sencilla de las gentes de la mar. Un espectáculo era el emblanco de chanquetes echados al apartar el agua de hervir, hoy sólo un recuerdo nostálgico. En Coín y en otros pueblos de Andalucía como Algodonales (Cádiz) se le llamaba matamarío; apelativo extraño para un caldo que se empleaba para sanar; posiblemente haga referencia, se dice, a que se atragantaban con las espinas del pescado.
Era frecuente hasta comienzo de los años setenta oír pregonar por las calles de los barrios de Málaga a ese marengo curtido de sol y salitre, antiguamente con la sera o capacha de esparto y al final con los cubos de plástico, el soniquete del quejío con voz ronca: Der trasmallo, María, el juré pa l’emblanco, que cura tó los male... hasta los del arma (alma) o para acompañar la sopa malagueña por antonomasia, el gazpachuelo.
El toque consiste en añadir, cuando está todo cocido, un chorreón de aceite crudo y un poco de limón. También, se solía agregar unas tiras de pimiento verde, una papa casqueá y unos granos de pimienta, así como un poco de pan cateto asentado en rodajas finas en el momento de apartar del fuego y, si se antojaba, una ramita de hierbabuena.
Esta sopa, tan nuestra y tan simple, sigue siendo un remedio casero y tradicional para aquellos que enferman del estómago; ligera, nutritiva (aquí el pescado no pierde ninguna de sus cualidades) y barata ¡Buena medicina!

 

Ingredientes

 

½ kg de jureles (u otro pescado blanco: pescadilla o pescada)
½ kg de patatas
1 o 2 dientes de ajo
½ cebolla
1 ramita de perejil
c.s de limón
c.s de aceite de oliva virgen extra
c.s de sal

 

Elaboración

 

En una cazuela se pica los ajos, la cebolla y las patatas en rodajas grandes, el aceite crudo, el perejil, se cubren holgadamente con agua, se sazona y se deja hervir. Cuando queden como tres o cuatro minutos para que las patatas estén hechas, se le se colocan los jureles, previamente limpios (despellejados y eviscerados). Se aparta y se le exprime un poco de limón.
Se puede poner un pimiento verde en tiras y un unos granos de pimienta al iniciar la cochura, así como un poco de pan cateto asentado en rodajas finas por encima en el momento de apartar del fuego.



Colaborador de la Biblioteca:   Fernando Rueda  

 

Provincia - Municipio:   Málaga - Málaga